No te quedes con dudas ¡Llámanos!

Lecturas en bodas civiles

En los últimos años estamos viendo cómo cada vez más parejas optan por una boda civil en Toledo. Este tipo de enlace tiene la ventaja de que puede personalizarse al gusto de los novios, a diferencia de las ceremonias religiosas que deben seguir una liturgia establecida.

Si hemos contratado un maestro de ceremonias, será esta persona quien se ocupe de preparar el guion de la boda: la entrega de anillos, la lectura de derechos y deberes que contraen los novios… por lo que no debemos preocuparnos.

Sin embargo, es muy habitual que queramos pedir a algún familiar o amigo al que tenemos un cariño especial que intervengan en la ceremonia civil diciendo unas palabras. ¿Lo has pensado? ¿Ya has elegido a quién se lo pedirás? ¿Y le has dicho lo que tendrá que leer?

Muchos novios dejan a los participantes que escojan libremente lo que quieren leer, pero muchas veces tras mucho cavilar no se les ocurre nada que les convenza del todo, así que acaban pidiendo sugerencias a la pareja. Estas son algunas ideas para lecturas en bodas civiles:

1) Un poema

En la literatura podemos encontrar hermosos textos que puede que encajen como un guante a la pareja de contrayentes como este “Dime que sí“, de Rafael Alberti

Dime que sí,
compañera,
marinera,
dime que sí.

Dime que he de ver la mar,
que en la mar he de quererte.
Compañera,
dime que sí.

Dime que he de ver el viento,
que en el viento he de quererte.
Marinera,
dime que sí.

Dime que sí,
compañera,
dime,
dime que sí.

También es muy popular en las lecturas en bodas civiles el poema “Amar es querer la felicidad del otro”, de Martin Gray:

El amor jamás es acoso, es alegría, libertad, fuerza.
Y es el amor el que mata la angustia.
Allí donde falta el amor, nace el miedo y el aburrimiento.
El amor es arrebato, el amor es entusiasmo, el amor es riesgo.
No aman y no son amados, aquellos que quieren ocultar ó esconder sus sentimientos.
El amor es generosidad, el amor es entrega, el amor es intercambio.
Quien da mucho, recibe mucho a fin de cuentas
Porque nosotros poseemos aquello que damos.
Amar no es dañar al otro, dominarlo, sino acompañarlo en su camino y ayudarlo.
Saber aceptar al otro tal como es
Alegrarse de la felicidad que logre.
Amarlo en su totalidad, porque él es lealtad y belleza, defectos y cualidades.
He aquí las condiciones del amor.
Porque el amor existe en virtud de la indulgencia, del perdón y del respeto al otro.

Y por último, os dejamos este precioso texto del novelista francés Víctor Hugo:

Cuando por fin se encuentran dos almas,
Que durante tanto tiempo se han buscado una a otra entre el gentío,
Cuando advierten que son parejas,
Que se comprenden y corresponden,
En una palabra, que son semejantes,
surge entonces para siempre una unión vehemente y pura como ellas mismas,
una unión que comienza en la tierra y perdura en el cielo.
Esa unión es amor,
amor auténtico, como en verdad muy pocos hombres pueden concebir,
amor que es una religión,
Que deifica al ser amado cuya vida emana
Del fervor y de la pasión y para el que los sacrificios
Más grandes son los gozos más dulces.

2) Una bendición

Aunque se trate de una boda civil, es posible que a los novios les guste un toque espiritual en su ceremonia. En ese caso se pueden incluir oraciones de culturas antiguas, como por ejemplo la Bendición del Matrimonio Apache:

Ahora no sentiréis que la lluvia os moja porque cada uno de vosotros será el amparo del otro.
Ahora no sentiréis el frío porque cada uno de vosotros será el abrigo del otro.
Ahora vosotros sois dos personas pero a partir de ahora seréis una sola.
Id ahora a vuestro hogar para comenzar los días de vuestra vida juntos. Y quizás sus días sean largos y buenos sobre la tierra.
Trataros a vosotros mismos y al otro con respeto y recordad a menudo qué os ha unido.
Dad la mayor prioridad a la ternura, gentileza y bondad que vuestra unión merece.
Cuando la frustración, la dificultad y el temor asalten la relacion, como aquello que amenaza todo tarde o temprano, recordad centraros en lo positivo, no solamente en la parte que se ve equivocada.
En este camino, podéis cabalgar lejos de las tormentas cuando las nubes oculten la cara del sol en vuestras vidas, recordad que aunqeu lo perdáis de vista por un instante, el sol aún sigue ahí.
Y si cada uno de vosotros se responsabiliza por vuestra calidad de vida juntos, seréis bendecidos con la abundancia y la felicidad.

En la cultura irlandesa también podemos encontrar esta otra bendición de bodas celta:

Que los caminos se abran a vuestro encuentro, que el sol brille templado sobre vuestro rostro, que la lluvia caiga suave sobre vuestros campos,
Que el viento sople siempre a vuestra espalda.
Que guardéis en vuestro corazón con gratitud el recuerdo precioso de las cosas buenas de la vida.
Que todo don de Dios crezca en vosotros y os ayude a llevar alegría a los corazones de cuantos amáis.
Que vuestros ojos reflejen un brillote amistad, gracioso y generoso como el sol, que sale entre las nubes y calienta el mar tranquilo.
Que la fuerza de Dios os mantenga firmes, que los ojos de Dios os miren.
Que los oídos de Dios os oigan, que la Palabra de Dios os hable,
Que la mano de Dios os proteja, y que, hasta que volvamos a encontrarnos, otro os sostenga, y nos sostenga a todos, en la palma de su mano.

3) Unas palabras personales

Sin duda la variante más emotiva y personal, que será mucho mejor recordada por todos los asistentes y por los propios contrayentes. Aunque la improvisación es más natural, a menos que tengas mucha experiencia hablando en público, lo más recomendable es que pongas por escrito lo que quieres decirles a los novios. ¡Ten en cuenta que hablarás delante de muchas personas!

Es posible que a la hora de intervenir te entre un poco de pánico escénico y te atropelles al hablar, por lo que te resultará muy útil tenerlo anotado en un papel.

Imagen (CC) Ethan Hein

2018-11-05T23:05:32+00:00

Deja tu comentario